30 noviembre, 2005

Homes, homiños, macacos e macaquiños: Mi Carpintero Fernando

Me encanta este muchacho; Suena el teléfono, escucho esa voz atiplada que dice "Hola, soy el Carpintero Fernando!"...y es como si me llamase el Botones Sacarino, o Anacleto Agente Secreto, que no son grandes héroes, pero estuvieron en mi infancia.

Ahora ya viene todas las semanas; Un armario, un enchufe....quedan pequeños detalles sin importancia. No me apetece nada que termine de trabajar en mi casa. Me gusta ver cómo lo aterroriza mi madre y la paciencia que le pone a trabajar con mi perra saltándole encima.

Este chico es una joya que lleva en la cartera la foto de su hijita de dos años. Es cortés y educado hasta la exageración, se despide de mi madre con dos besos y a mi me ha dicho que me lleva a brico-king...."cuando tu quieras, corazón".

Ay, qué rico es!

2 comentarios:

duende dijo...

jejeje tu no pierdas el tléfono de esa joya

Anónimo dijo...

No sé a qué esperas para darnos su dirección completa, la verdad. Enfin, creí que tenía una amiga...ahora veo que lo valioso se lo guarda. ¿Existen hombres así?
Mi pintor es muy majo,y también hace un poco de todo, pero no es tan ceremonioso. Eso sí, dispuesto a hacerme un favor sin problemas (no pienses mal, ¿eh?); realmente creo que se encuentra muy buena gente donde una menos lo espera.