29 noviembre, 2005

Mi Mujerío: Malena

A esta mujer la imagino yo en la proa de un barco; Un barco de los de antes, con velas, muchas maromas, castillo de popa y todo lo que tiene que tener un barco. Malena no es la capitana, pero tampoco un grumete. Malena no se tambalea, surca mares furiosos, grises, azules, a veces verdes. A Malena se le nota en la cara lo mucho que la ha golpeado el viento sin afearla, sólo refinándola, simplificando sus rasgos. A esta mujer le gusta escuchar a Manolo García diciendo "y quedaba mucho por hacer"porque nunca tiene tiempo para tanto que se le amontona en esas manos expresivas, fuertes y generosas.

Mi amiga se queja rara vez, aunque motivos no le faltan. Aún disfruta con los niños y se enfurece con la estulticia. A veces levanta la voz, como todos los que quieren ser oídos en el fragor del temporal. Todavía le quedan ganas de escuchar a los que hablamos de tormentas en vasos de agua. Santa paciencia.

En este barco que yo imagino, Malena es el mascarón de proa. Sirena tallada en madera, colorida, pulida por los vientos. Luisa Vilalta lo dijo mucho mejor: "he aquí una mujer que resiste".

2 comentarios:

duende dijo...

Me temo que casi todas tiramos así, contra el viento... lo malo es que unas gritamos más que otras.
Me gusta este blog ;)

Anónimo dijo...

¡Cuánto me gusta eso de "tormentas en vasos de agua"!