17 diciembre, 2005

Prohibiciones

Me enternece que nuestro Gobierno quiera protegernos; Es más, espero que logre su objetivo y, por fin, consigamos la ansiada inmortalidad. Por eso he pensado en ayudar a nuestras autoridades, que parecen no haber caído en la cuenta de los peligros que nos rodean:

La mayor causa de mortalidad entre menores de 22 años es el tráfico. Conductores temerarios, alcohol, estado de las carreteras, fallos mecánicos...todos esos factores producen un montón de muertos al año. Si bien la siniestralidad es mayor en los vehículos privados, cada vez que el accidente lo sufre un vehículo público el número de heridos y muertos es superior.

Además, resulta también relevante el número de no-conductores afectados: Por cada conductor que se estrella, resultan afectados dos no-conductores. Por no hablar de los daños colaterales: aceite tóxico derramado, gasolina y, no lo olvidemos, los impuestos de los no-conductores sirven para pagar atención médica a los conductores además de policía, grúas, ambulancias, etc.

La sociedad lo reclama, señores del Gobierno: Esta situación es insostenible. Prohíban YA que circule cualquier tipo de vehículo por nuestras carreteras. El posible placer que produce trasladarse de un sitio a otro no compensa. Sólo es cuestión de acostumbrarse, nuestros cuerpos nos lo agradecerán y al final nos daremos cuenta de lo razonable y beneficioso de esta prohibición.

Voy a fumar un pitillo, que este tema me ha puesto nerviosa.

2 comentarios:

duende dijo...

Tanta productividad no puede ser buena para el cerebro, lo cierto es que desde el 1 de enero, tendré una enorme sonrisa libre de humos jejejeje

Anónimo dijo...

¡Buen razonamiento, vive dios! Con lo que ya no estoy muy de acuerdo es con duende... ¡qué poco se imagina la situación sin humos! Querida duende, los humos interiores, los humanos, digo, que salen al exterior por prohibición, son bastante más perjudiciales para los otros. ¡Ya verás, ya...!
El gobierno, Veva, es un puntazo, nos protege de todo, principalmente de lo que le molesta a él. ¿Qué será lo próximo? ¿Los banqueros? ¿Acaso ciertos dirigentes de empresas fantasma? ¿Los librepensadores? ¿Los q contaminan los ríos y mares? Voto por la abolición del fútbol, genera violencia,crea adicción, promueve el consumismo (la camiseta del barça, el tazón del madrid...) un gasto enorme a la nación, un trabajo extra en seguridad, un atasco increíble en las urbes y una peste insufrible en los medios de comunicación, tanto escritos como audiovisuales.
La elena