28 marzo, 2006

(Mi retoña lleva camiseta amarilla)


Volvemos a tener un perrito rondando la plaza. Es gracioso, pero viejillo. Se ha instalado frente a un portal y aunque llueva, sigue ahí, sin refugiarse en los soportales. Espera a Mora, que ya está más allá de la mediana edad perruna, pero todavía tiene celo.

Mi hija, como siempre, ha decidido ocuparse de la situación. Ha puesto un collar viejo de nuestra Pipa al perrillo y ha intentado llevarlo a la veterinaria, pero no se deja. Pipa ladraba como una desesperada subida al repecho de la ventana, viendo a su jefecilla con otro perro.....qué llantos, qué tragedia ha montado pensando que la dejaban por otro....Los celos son una reacción profunda y animal, vaya.

Me dicen mis vecinos que mi retoña es decidida y tiene muy buen corazón. Mi madre dice que no se parece nada a mi, que es mucho más brutota y cobardicas...yo pienso que no le gustan los libros como a mi, que es un poquito vaga para estudiar pero que también es despierta y lista. Se parece fisicamente a su padre, llegará a ser una belleza menuda y morena, creo. Objetivamente, es muchísimo más guapa que yo, pero espero que no lo utilice como estúpida ventaja.

Hoy está muy contenta porque ha conseguido aprobar francés. No quiere viajar por "esos paises que te gustan a ti, mami", le asustan los barcos y los aviones, sueña con tener una casa aquí cerca con muchos animalitos...somos muy distintas y nos peleamos. Pero me gusta mucho. A los hijos siempre se les quiere, claro. Yo a mi troyana, además, la respeto mucho.

7 comentarios:

dulcecantar dijo...

La última parte, la de tu respeto por tu troyana, me ha encantado.

dulcecantar dijo...

Por cierto, si os fijáis en la hora de mi comentario, parezco una extraterrestre, pero yo que me movía a otro ritmo que el español, ahora, con el dichoso cambio de hora, me han matao.

Veva dijo...

jajajajaj, yo te leo 10 minutos después!

Bart dijo...

Hay que ver lo que dura el celo. Yo también estoy más allá de la mediana edad perruna y a veces me entran unas calores....

Veva dijo...

jajajajajajaja, Bart, a ti y a tod@s!

Dolores Muscaria dijo...

Jo, lo que daría yo por haber oído o leído, una vez en toda mi vida, un comentario así de mi madre dirigido a cualquiera de sus dos hijas.
La envidia me corroe. Más bien es un poco de pena por no estar bendecida por la diosa Hestia, patrona del hogar.
Qué suerte tiene tu troyana...

Veva dijo...

Gracias, Lolita. Pero no creas, mete una tantas veces la pata con los hijos! Es la tarea más dificil.