25 marzo, 2006

Visita al Ginecólogo



Pues allá que me fui. Lo mismo de siempre, no se para qué me dan hora si luego hay que esperar siete siglos....En fin, alguna novedad, ahora el espéculo ya no está helado (era un ritual, aquello de "vas a notarlo frío") no, ahora abrasa, pero cualquiera lo dice, esto parece la peluquería, "más fría, más caliente, así, así"...

Me dice que sí, que lleve a mi hija para que le enseñe como es la consulta, qué aspecto tiene la camilla, cómo es la sala de ecografías...una primera toma de contacto para desdramatizar y que lo conozca todo. Es muy majo y muy sensato, mi médico.

Luego salgo y me toca pasar la tarjeta y que me sellen el volante de la mamografía...esta ya es otra historia, hay que pasar el rubicón de Gloria, la mujer del ginecólogo. Después de 10 minutos de gilipolleces varias, por fin decide atenderme.....y saca un boli que tiene un osito tous que echa luces al escribir. Flipante. Pero no acaba ahí la cosa, no. Se molesta en rebuscar en el bolso y encuentra otro, también luminoso, pero con una estrella.

A estas alturas yo ya tengo la sonrisa helada y cara de "anda, maja, séllame esto que la vamos a tener". Pués no se da cuenta, no. Y me dice; "Ay, Veva, a que tu no tienes un espermatozoide de bolso?"

En este feliz momento, saca del bolso una especie de boli con cabeza redondota y palito en espiral. La bolita superior tiene una carita sonriente pintada, se quita y hay un tapón. La "cola" del espermatozoide está rellena de licor café......La verdad, es ingenioso. Gloria explica para toda la parroquia que nos hemos ido juntando en recepción que se lo dieron en un congreso al que acompañó a su esposo.

Y llega el momento "glorioso": nos cuenta la sandía esta que un médico se le acercó y le preguntó que qué había dentro de la colita, y ella le dijo: "pues no se, pero con dos de estos, menuda mamada!" Para el público que nos habíamos congregado boquiabiertos en la recepción, Glorita especificó: "Ay, yo sólo dije la verdad, no?".

Os juro que es verdad, y si no, preguntádselo a Mafalda que compartió durante años ginecólogo conmigo. La vida es muchísimo más divertida que las pelis, a que si?

8 comentarios:

duende dijo...

lo raro es que aun tenga clientas ese ginecologo!!!
Y esa afoto tan lograda????

Veva dijo...

Ja, la afoto es una apuesta con mi mdre.....y el gine....yo creo que nos da pena la bruja esa....

dulcecantar dijo...

Alucino y alucino.

Dolores Muscaria dijo...

Moi aussi!

Veva dijo...

Ah, olvidé contaros la vez que después de esperar horas Glorita me comunicó que el gine se iba a atender un parto. Se me escapó un "joder!" y la tía esa dijo: "pues, eso, por joder pasan estas cosas"

-naan- dijo...

Los ginecólogos/as son una especie a parte. Cuando yo tenía 17 años, muerta de miedo, no sabía lo que me iba a hacer ahí abajo y... me dijo que "es como una flor". Ahora me hace mucha gracia pero entonces quise no ser mujer...

Veva dijo...

Al principio da muchísimo miedo, Naan, y pudor también. Luego encuentras a una persona que te hace sentir cómoda y ya está, no es agradable, pero actuas con naturalidad.

Pero siempre sueñas con que tus amigos tengan que visitar al urólogo a los 40, jejejejejje!

Veva dijo...

Y si que somos flores; orquídeas, concretamente. Somos exactitas, Naan.