08 febrero, 2007

El Hombre de Amanda

Trabajo con él; No hay cañería, encerado o artilugio que se le resista. Siempre dispuesto, siempre atento, pronto para unas risas.Nos hemos cruzado, Marisoni y yo, con su chica y con él esta mañana. De la mano iban, como siempre. Nos hemos saludado y hemos hecho un comentario cariñoso y envidioso a sus espaldas. Lloviznaba y se me ocurrió que oía a Víctor Jara:

" La sonrisa ancha,
la lluvia en el pelo
no importaba nada
ibas a encontrarte con él
con él,
con él.
Son cinco minutos
la vida es eterna
en cinco minutos.

Suena la sirena,
de vuelta al trabajo
y tu caminando
lo iluminas todo,
los cinco minutos
te hacen florecer."


Marisoni y yo los hemos seguido con la mirada. Es cierto que el amor nos engrandece a todos; Éramos mejores personas cuando hemos entrado al curro con algo de nostalgia, con una poquita melancolía, con algo más de esperanza.

9 comentarios:

Mafalda dijo...

Sé de quien hablas. Es de estas personas de las que una queda prendida en la primera impresión, por su amabilidad, su disponibilidad y su buen hacer. Supongo que el saberse amado es importante para enfrentarse a la vida dando lo mejor de uno.
Preciosa apreciación la tuya, un tierno post.
besotes.

marisoni dijo...

Pues sí que es verdad que entré al curro con mejor disposición, y es que ver una pareja así te abre el corazón y te insufla esperanza. Sentí algo de envidia, sí, pero de la sana, alegrándome de su felicidad, de su sonrisa fácil, de su buen ánimo... Qué suerte, trabajar con este hombre, con Veva, con Mafalda, con el Jefe.... soy una privilegiada.

Lol V. Steiner dijo...

qué bonito. Parece un cuentecito. Dan ganas de seguir creyendo en la humanidad.

Veva dijo...

Es que el amor es precioso! Marisoni: acuérdate de que también trabajas con mi prohijado, el amanita tontoides (jesús, que turre de chico!)

Marisoni dijo...

Vaya por Dios, aguafiestas, ya tuviste que romper el encanto... Hoy me lo tuve que quitar de encima en un rato que hubo vacío de poder y vino a pedir socorro. Una chorrada de órdago, después de reñir a los niños me dieron ganas de darle una colleja a él, Jesús, qué coña...

Veva dijo...

Como decía mi padre: cede tu, hija, cede tu......jijojijiji, mira que es tonto, verdad?

Mafalda dijo...

Conozco sólo de lejos al interfecto, pero...¿os habéis fijado en la postura de su cuerpo?¿ese arqueado que tiene? Yo creo que eso es indicativo de algo, no sé muy bien de qué. El hombre necesita atención femenina, está claro; y, por supuesto, el parabién paterno representado en la figura del jefe. Juajua
No sé vosotras, yo siempre que lo veo hablando, es con alumnas; si va a toda pastilla, sin ver a su alrededor, es q va con varios chicos hacia dirección o jefatura o similar... ¡Qué curioso!

Veva dijo...

Me va a tirar los tejos, lo veo venir...a este le ponen las mujeres maduras, seguro.

Marisoni dijo...

Pues no te diría yo que no... diversión extra en el curro, ¡yupiiiiiiii! Venga, todas ojo avizor y sin quitarle la vista de encima, en cuanto veamos la menor cosilla nos damos la voz de alarma, ¿vale? ¡Cómo lo vamos apasar!, jiiijijijijiiiiiiii.