30 abril, 2007

Querido Retoño

"Como se que, un año más, la vas a cagar, me permito la licencia de escribirte esta misiva.

A Mamá NO le gusta cocinar el día de la madre.Se que piensas que si, y que haces hambre para ese día, pobre. A Mamá le gusta muchísimo más que la lleves a comer por ahí.

Mamá NO disfruta en absoluto con una nueva plancha. Mamá prefiere una señora interina que planche o, mejor aún, fumarse un cigarrillo viendo cómo te planchas la ropa.

Mamá te levanta y te da los buenos días alegremente por puro esfuerzo de voluntad. En realidad, Mamá es una señora tremendamente desagradable por las mañanas.

Mamá no tiene perro; Mamá cuída a tu perro, que es otra cosa.

La vida de Mamá no empezó cuando tu naciste, de hecho, más bien se le acabó en tan fausto momento una parte. Mamá era un poco golfa y todavía le apetece a veces serlo un poco. Así que ya vale de esa murga de "no cantes, no bailes, no seas distinta de otras madres".

A Mamá le gustan algunas cosas: leer prospectos, tirarse en la cama, reirse con sus amigos, hacer el zángano. En ninguna de esas actividades sales tu. Sorprendentemente, tu madre se aburre de ti como tu de ella. Tenlo en cuenta.

Y, por supuesto, si me regalas una cabra te echo de casa.

Sin otro particular y con inmenso cariño, se despide

Tu Mamá."


P.D. Mamá no está fondoncilla, Mamá tiene lorcitas acogedoras.

12 comentarios:

Arkangel dijo...

Jeje... Vale, igual así con manual de instrucciones los hijos lo tenemos más claro a la hora de regalar algo en el día del comercio. Digo, en el día de la cabra. De la madre. ¡Leñe!

Se lo diré a mi hermano, yo pondré la pasta para invitar a comer y a ver si él es capaz de planch... de... levantarse el solo al menos una semana.

NaaN dijo...

Hace años leí un libro genial genial genial llamado "Anastasia, pregúntalo al psicoanalista". La protagonista, Anastasia, de 13 años, intentaba superar que su madre era un bicho raro y su familia unos chalados, y, en definitiva, la adolescencia, hablándole a un busto de escayola de Freud.

No sé si te lo recomiendo más a tu hija o a ti. Pero la verdad es que me recuerdas tremendamente a la madre del libro.

Veva dijo...

naan, me estás llamando chalada? En mi mismo blog? A que te regalo una cabra!

NaaN dijo...

No, te estoy invitando a la lectura. En particular a la lectura de un libro para adolescentes.

Mafalda dijo...

En mi humildísima opinión..., alguien debería recomendar a los adolescentes (por aquello de variar) un libro para entender e intentar comprender y querer igual, a pesar de los tremendos fallos que tienen, a las madres. Se me ha olvidado que probablemente no esté escrito aún. No sé si ponerme a ello.
¿Ha pensado alguno de los adolescentes y los no tanto adolescentes (¿perpetuos?)que las madres intentan facilitar, se preocupan, tienen experiencia, tienen o deberían de tener vida propia y ademàs, muchas están en época jodidamente menopáusica y eso sólo ya supone un esfuerzo espantoso de fuerza de voluntad y empeño?
Digo, por si a alguien se le olvida.
¡Feliz día de la madre! Hay que joderse, un día al año por toda una vida...

Veva dijo...

Naan, bueno, lo leeré.
maffi: qué hija, otra vez nos toca la orquidea o la cabra!
Ark:. tu te has dado cuenta de que a tu edad nadie podría denunciarme por pederastia? El que avisa no es traidor......

Colette dijo...

Siempre le repito a mi madre lo orgullosa que me siento de que tenga una vida tan llena de actividades, a pesar de que nosotros no vivamos con ella (y por tanto no estemos allí para complicarle la existencia).

Me encanta que salga a manifestarse, aunque no esté de acuerdo con sus ideas.

Mi madre es estupen pero.......

NO SE QUE COÑO REGALARLE

Veva dijo...

Un vale para un spa!

Oyros dijo...

Muy interesante el manual :)

Anónimo dijo...

Esta carta está llena de ternura e inteligencia. Un delicado néctar que sólo algunas personas llegan a destilar. Un beso, alquimista.

Veva dijo...

Bienvenido Oyros,espero verte de nuevo.

Un comentario muy dulce, anónimo.

el color del cristal dijo...

XD genial! cuanta razón tienes!!!!