13 mayo, 2007

Dios y Veva

Vaya por delante que pienso que las creencias han de mantenerse en lo privado. Antes de quitarle el pañolón a una niña, ha de revisarse el claustro de profesores. Que, a lo mejor,alguno lleva una medalla o una cruz colgando del cuello. (Como Allen, pienso que es una suerte que fuese hace dos milenios, llevar una silla eléctrica colgada quedaría raro).

Dicho eso, como este ámbito es privado, explicito mis creencias:

Soy occidental, así que hago preguntas de niño y no paro: "Y por qué, y por qué...." Llego al big bang y sigo, " qué había antes?" "quien puso ese átomo?" . No puedo quedarme ahí, no sin respuesta. Lo hizo Dios.

Pero qué o quién es Dios? Puedo pensar, como uno de mis profesores de teología (porque estudié en una universidad católica, la pontificia de Salamanca) que Dios o es omnipotente, y entonces es malo, o es omnisciente, y entonces contempla el mundo con absoluto dolor y plena impotencia (imaginais un ser que ve cada niño violado sin poder hacer nada?)

Yo supongo un Dios que genera un universo en su laboratorio. Quizá no sea un Dios, sino su pequeño hijo trasteando con las probetas de su padre. Y, en su inconsciencia, desata una especie capaz de reflexionar, con autoconciencia. Una especie que busca su origen y su explicación. Una especie que busca el sentido de su existencia.

Ese experimento fallido, esa bacteria que grita "maná, maná!" cada vez que le tiran azucar, que se ve aplastada por las circunstancias, que ve milagros, que reza, que sabe que está en las manos de un niño caprichoso.....esa soy yo.

Pero deja que Te diga que no me gusta. No es ni justo ni honesto. Como les digo a los alumnos que gastan bromas pesadas:no es divertido si no se ríen los dos. Y aquí algo falla, porque Tu te lo pasas bárbaro, pero sólo se oye Tu risa.

Sólo tengo una cosa en la vida, que es mi hija. Si Tu me la arrebatas, me moriré. Si hace falta suplicar de rodillas y en público, lo haré. Lo que sea necesario. No estamos en igualdad de condiciones.Aquí sólo alguien tiene algo que perder.

Y eso es lo que pienso sobre Dios.

20 comentarios:

senior citizen dijo...

Ante todo, me quito el sombrero. Un post inteligente y muy bien escrito.

Añado después que yo soy creyente y también he estudiado en una Facultad de Teología. Sin embargo, parece ser que mi idea de Dios difiere bastante de la tuya.
Lo que ocurre es que no creo que este sea el sitio apropiado para exponer algo así. Aburriría a las ovejas.

Sólo una pequeña anotación: Querer cuadricular a Dios partiendo de nuestras categorías humanas me parece un esfuerzo inútil.

Y una cita de un amigo, J.M. Castillo.

"¿Se puede decir que Dios quiere el sufrimiento? A la vista del gran relato de los evangelios, la respuesta es clara: el único sufrimiento que Dios quiere es el que brota de la lucha contra el sufrimiento."

Veva dijo...

Ya sabes, citi, la batalla es contra mi misma. Para ser honesta, a mi me importa más Dios de lo que le importo yo a Él.Y eso, que su cuadrícula o sus parámetros sean tan diversos, me molesta.

senior citizen dijo...

¡Jod...! Hasta que punto diferimos.

Yo creo que le importo a Dios infinitamente más de la atención que le presto.

Y ahí me abandono.

(Nota al margen: ¡Ay, Señor, la Pontificia !....)

Veva dijo...

Bueno, bueno, vamos a discutir mucho! podría, aunque ya se que es una impertinencia, saber si eres chico o chica? Es que si vamos a batallar me gustaría saber contra quien......

senior citizen dijo...

"Dios nos hace saber que hemos de vivir como hombres que logran vivir sin Dios.¡El Dios que está con nosotros es el Dios que nos abandona!(Mc.15,34) El Dios que nos deja vivir en el mundo sin la hipótesis de trabajo Dios, es el mismo Dios ante el cual nos hallamos constantemente. Ante Dios y con Dios, vivimos sin Dios. Dios, clavado en la cruz, permite que lo echen del mundo. Dios es impotente y débil en el mundo, y sólo así está Dios con nosotros y nos ayuda. Mt.8,17 indica claramente que Cristo no nos ayuda por su omnipotencia, sino por su debilidad y sus sufrimientos.

Esta es la diferencia decisiva con respecto a las demás religiones. La religiosidad humana remite al hombre, en su necesidad, al poder de Dios en el mundo: así Dios es "deus ex machina". Pero la Biblia lo remite a la debilidad y el sufrimiento de Dios; sólo el Dios sufriente puede ayudarnos. En este sentido podemos decir que la evolución hacia la edad adulta del mundo, al dar fin a toda falsa imagen de Dios, libera la mirada del hombre para encaminarlo al Dios de la Biblia, el cual adquiere poder y sitio en el mundo gracias a su impotencia"
Dietrich Bonhoeffer (Resistencia y sumisión)

Una cita muy larga, pero que me parece clarificadora.

* * * *

No es una impertinencia. Hace tiempo que ando por vuestros blogs con ese nombre y creí que me conocías.
Soy mujer y muy mayor.(Senior citizen=tercera edad).

Y, si te soy sincera, no me entusiasma batallar sobre estos temas,(son ya demasiadas batallas las que llevo en mi cuerpo)aunque entro en ellos de vez en cuando por aquello de que la cabra tira al monte...

Pero dejé la Teología hace muchos años y la verdad es que "cojeo" bastante.

Veva dijo...

Pues yo te agradezco la entrada. Sabes, pensar en ese Dios tan falible me aterra, creo que preferiría al cabronazo judio, antes que a ese Dios que comparte impotente mi dolor.

senior citizen dijo...

No lo comparte impotente. Te apoya, te ayuda, te da fuerza -su fuerza- para soportarlo.

Dices que tu hija es todo lo que tienes. Pues bien, yo ya perdí todo lo que tenía y nunca pensé que Dios me lo había quitado. Me lo quitó la vida, que es muy puñetera, y Dios lo que hizo fue estar a mi lado y sostenerme.

* * *

Supongo que conoces ATRIO. Tiene buenos artículos de Teología/vida.

senior citizen dijo...

Como vengan por aquí nuestros amigos Psico, Papá Oso, NaaN y los Portillo.....nos corren a gorrazos.

Tanto hablar de Dios los puede dejar KO.

senior citizen dijo...

Y sin embargo....el zorrito no se mueve.

Mafalda dijo...

Interesante teoría sobre Dios, Senior Citizen. Me quito el sombrero ante tanto saber y bien escogido, no cabe duda.

Pero, aunque creo que me ha quedado clara la diferencia entre el Dios impasible ante al sufrimiento, que no actúa, que no lo evita; ese Dios que nos exaspera, que nos hace sentir inseguros... (como diría Veva) y el Dios bíblico del que tú nos hablas tan bien, que nos transmite su fuerza, que nos ayuda a soportar el sufrimiento y continuar en esta vida a pesar de quedarnos sin lo que realmente queremos, se me ocurren dos cosas: 1) Este podría ser el caso de todas esas personas que han pasado por cincuenta y una mil calamidades (guerras, violaciones, muertes violentísimas...) y a pesar de ello siguen, con una fuerza increíble, soportando esta vida.

2) La otra cosa es, ¿qué ocurre con los que no soportan el sufrimiento y deciden abandonar esta vida? ¿A ellos no les transmite Dios su fuerza para seguir viviendo? ¿Y a los que no desean ser arrancados de ella y a su pesar lo son?

No sé, veo un gran hueco, un agujero negro, una falta de justicia...; sí ya sé que la vida no lo es en absoluto. Sé también que el "libre albedrío" que se supone nos da Dios es el que hace que nos ocurran unas cosas u otras, pero no me convence. Amar la vida es lo que le hace a uno seguir en ella; incluso se sigue a veces por no provocar sufrimiento a los que nos quieren. Si algún día dejamos de amarla, será cuando el sufrimiento se nos haga insoportable y no mantengamos esperanza de que pueda ser de otra manera. Creo que esto es lo que les ocurre a los que desean acabar su paso por ella. La mayoría seres sensibles que no aguantan el sufrimiento que el vivir provoca.

Creo que me he enrollado más de la cuenta... Vds. disculpen.
Senior... un gustazo leerte.
Veva... idem, pero ya hablamos, ¿eh?
Besotes.

senior citizen dijo...

Mafalda: Has mezclado muchas cosas, así que vayamos por partes (como dijo Jack el Destripador)

Dices: ¿qué ocurre con los que no soportan el sufrimiento y deciden abandonar esta vida? ¿A ellos no les transmite Dios su fuerza para seguir viviendo?

Respondo: Es que Dios no "impone" su fuerza a nadie. Hay que abrirse a El y pedírsela.

Dices: ¿Y a los que no desean ser arrancados de ella y a su pesar lo son?

Respondo: Lo mismo que le decía a Veva. ¿Quien se la arranca? ¿Dios o alguna persona?
Si te fijas, hay muy pocos males en el mundo de los que no seamos responsables los humanos. Incluso en esos desastres que podrían parecer fenómenos de la naturaleza no provocados por el hombre, sabemos que la actuación humana está interviniendo en ellos decisivamente.

Además, ¿quienes llevan la peor parte en esos desastres? Los pobres. Los que tienen malas casas que se caen con los terremotos, o construídas en sitios que se las lleva el agua de las inundaciones.

Unos días después del terremoto de Méjico que causó tantos muertos, se produjo otro igual en Japón...y no pasó nada. ¿Que ocurre? Que en Japón hay leyes que obligan a los constructores a edificar con medidas antisísmicas y en Méjico abunda la corrupción que escatima materiales para que el constructor se forre.

Por tanto, ¿es Dios el que mata a esas personas con "su" terremoto?

Bueeeeno. Yo también me he enrollado demasiado. Sólo quería insistir en que muchas veces le echamos la culpa a Dios de lo malo que nos ocurre porque necesitamos un culpable "silencioso", alguien en quien descargar nuestro dolor, nuestra frustración, nuestra impotencia.

Y respecto a las personas que se quitan la vida, yo creo que eso depende más que nada de la propia psicología. Suelen ser personas con trastornos depresivos que conllevan las tendencias suicidas.

senior citizen dijo...

Añado algo un tanto duro: Culpar a Dios de las cosas malas que ocurren en el mundo es cómodo. Nos libera de tener que enfrentarnos al mundo para luchar contra ellas.

Y ahí sí que está Dios: en esa lucha.

Mafalda dijo...

No, no culpo a Dios de nada. No me has entendido bien, yo no puedo culpar a una existencia en la que no creo. Simplemente hacía suposiciones en caso de su existencia ante la "supuesta fuerza" que debemos pedirle los humanos, según dices. Este comportamiento que defiendes en Dios me recuerda al de algunos padres con sus hijos: a los que son más conformistas o tranquilos no se les presta atención ni se les proporciona el mismo cariño o mimos; al latoso, agobiante, machacón y acaparador, se le dedica todo el tiempo. ¿Es entonces Dios bueno sólo con los insistentes que le piden insistentemente? Sigo considerando la supuesta cuestión injusta.

el color del cristal dijo...

Hay preguntas que es mejor no plantearse, porque aún no tienen respuesta.

La vida es tan terrible como maravillosa y eso no depende de nadie más que de uno mismo.

senior citizen dijo...

Mafalda: No se trata de que Dios sea mejor con los insistentes, sino de que ahí está, precisamente, la mayor impotencia de Dios y su mayor respeto por nuestra libertad: en el hecho de que él no puede actuar en nosotros si nosotros no se lo permitimos. Si la persona no se abre a Dios, él se queda fuera, no puede hacer nada.

Veva dijo...

Bueno, emn el próximo post vamos a cambiar de tercio, si os parece. Aunque estos dos últimos han resultado, al menos para mi, estimulantes.

Lol V. Steiner dijo...

Pues yo que me crié con un papá del Opus me hice atea el día que leí una cita bíblica muy oportuna, que reza algo así como: "Porque no eres ni frío ni caliente, estás para vomitarte".
Y opté por la opción fría, ya que caliente no podía estar por más que me esforzase.

NaaN dijo...

Yo no digo nada porque no estoy a la altura. Porque dejé el corán y la bíblia a medias, y porque soy un bebé a vuestro lado...

Veva dijo...

y la mas remonísima, naan, que te has puesto de un guapo!

NaaN dijo...

Es que estudio mucho. ejejeje