27 mayo, 2007

Una Muchacha Sensata

Me ha encontrado mi hija llorando a lágrima viva. Antes de la cena, en la cocina. Ella sabía por qué era; La incomprensión ante un trabajo en el que lo entrego todo me revienta.

Vale que me esté tomando una cañita el sábado a mediodía y me asalten para hacer tutoría, vale que crean que soy profe full time. Vale que me expliquen la trayectoria del retoño y yo tenga que molestarme en explicar que 2º de Bachillerato no es 4º de la ESO, que hay que aprobar las asignaturas, que no se trata de evaluar si es o no buen chaval. Puedo explicar cómo, legalmente, funciona una Junta de Evaluación. Puedo también aconsejar a unos padres sobre los pasos que hay que dar para cambiar una nota : camelar a la profe, presentar un reclamación, etc. No vale que todas estas chorradas se las tenga que explicar a dos personas que trabajan en lo mismo que yo y que dudo que acepten hacer tutoría a la una de la tarde de un sábado.


Pero me toca los ovarios que me digan cómo hacer mi trabajo. Supongo que así se sienten los señores que están haciendo una obra y tienen a una cohorte de jubilados indicándoles donde hay que poner más cemento. Así que me he mosqueado, he levantado la voz y he explicado:

1º Que su hijo no tiene ni zorra idea de filosofía, pero la ha aprobado, así que a echarle el discurso a la de matemáticas.

2º Que no necesito que me den clase sobre mi trabajo, especialmente cuando, en horario extraescolar, me ofrezco a ayudar.

3º Que les den por el culo si su hijo hace tanto deporte que se duerme en las clases. Bastante hemos hecho con no echarlo del aula.

4º Que si no les gusta cómo se evalúa en 2ºde bachillerato, se lo digan a Zapatero, Yo me ajusto a Derecho.

Por supuesto, luego me he disculpado por los malos modos y por ponerme agresiva. Metí la pata. Una puede estar harta, pero eso no debe afectar ni a los modales ni a la expresión de las ideas.

Total, que al final me salió la llantina; En la cocina, que es el corazón de una casa. Y me pilló mi hija. La Troyana me puso una mano en el hombro mientras yo lloraba sobre la encimera. Me preguntó y le conté. Me dió un abrazo y me dijo:

"Mamá, no te lo tomes así, ya sabes que cuando se trata de los propios hijos es distinto, la gente se pone tonta y además, aunque sean profes, son de otro nivel, no lo ven igual" . Joer, le he dicho, tu suspendes las mates con una de mis mejores amigas y no se me ha ocurrido presionarla, ni nada. "Ya, mamá, pero tu eres justa, aunque sea una putada".

Con lo cual me he puesto a calentarle a mi hija la sopa de pescado y marisco que me había quedado tan rica haciendo un mix entre la receta de Mafalda y la mía.Y le he puesto un poquito a la perrita. La Troyana y Pipa se han relamido, así que lo realmente importante del día me ha salido bien.

Ya es Domingo y prefiero recordar la sopa, el abrazo de mi hija y sus palabras.Me enorgullece que la Troyana sepa que, precisamente poque es lo más importante de mi vida, la justicia esté por encima de ella. Porque es lo que se enseña y se practica en esta casa.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Ole, Veva.

Marisoni dijo...

Parece mentira que una quinceañera tenga más sentido que unos (presuntos) "señores" hechos y derechos. Cosa que además se suele acentuar cuando se trata de estudios del hijo y los padres se dedican a la docencia. No lo entiendo muy bien, pero conozco docenas de casos. Y ruego a Dios no convertirme en madre gilipollas cuando mi hijo pueda dar problemas. Qué le vamos a hacer, y lo que nos queda por ver. Menos mal que al menos se les planta cara.
Y en cuanto a los niños... bastante tiene algunos, los pobres, con esos padres que les han tocao.

senior citizen dijo...

Una amiga mía, profesora de IES, nunca quiso vivir en la misma ciudad en que enseñaba. Prefería hacer un viaje diario, antes que encontrarse con los padres a cada paso.

Y era una mujer que vivía por y para sus alumnos. Eran sus hijos. Quizá por eso le dolía que se los malearan...

Pero no lo consiguió, y ahora está en una clínica, jubilada a su pesar y tratando de salir de la depresión.

Así que mucho cuidado, Veva, no te lo tomes tan en serio.

Claro que mi amiga no tenía una Troyana...

Veva dijo...

Te he dicho, citi, que te quiero dar un abrazo?

Anónimo dijo...

La verdad que me da pena leer algo así, un poco en parte porque me las veo venir (seré profesor de Historia y Geografía el año que viene si Bowie-Dios quiere). Últimamente no paramos de hablar de lo mal que está la enseñanza, pero me parece a mí que no se está haciando gran cosa, ni siquiera reflexionar sobre dónde está(n) el/los problema(s).
Pero te digo lo mismo que senior citizen, a cuidarse que la salud es lo primero, como dicen en mi pueblo.

Y gusta leer que haya gente así.

contemplador

enlaretina.bytez.org

Lol V. Steiner dijo...

"pero tu eres justa, aunque sea una putada"
Dale un besito de mi parte a tu Troyana.

Por otro lado, tu mosqueo me ha encantado.

senior citizen dijo...

Que pena, Veva, que estemos tan lejos. Porque una no está tan sobrada de abrazos como para perdérselos...

Veva dijo...

Sois todos tremendamente amables, unos encantos. Fue un bajoncillo momentáneo. Hoy es lunes y me he reído en toda la cara de una señora que cubrió el papelito de llevarse a su hija en horario escolar. Motivo: "acoso escolar". Hay que tenerlos cuadrados. Llevas a tu hija de 10 años a la disco en la que trabajas. La niña baila hasta las 3 de la mañana. Y te extraña que la nena salga rara y que el resto de los niños la miren como si fuese un perro verde. Si la niña lleva 10 centímetros de tacón a clase con 14 años, si lleva una minifalda que ni le tapa el culo y es rara, rara, rara....claro, los otros niños la miran, se ríen y es acoso.

Cuadrados.

Colette dijo...

La verdad es que supongo que debe ser difícil ser objetivo cuando se trata de los propios hijos. Pero lo que me parece el colmo es que una persona del gremio, que sabe lo que se cuece en un colegio, vaya presionando a otro profesor.
Lo malo es que el sentido de lo justo y lo correcto no se valora a la hora de aprobar unas oposiciones...

Mafalda dijo...

Lo de que tú te disgustes con unos "sres." que no dejan de presionar... ¿qué quieres que te diga...?, me jode cantidad. Pero lo de la Troyana, es para enmarcarlo y ponerlo en el apartado de observaciones en el boletín de notas: "Suspende matemáticas, pero discierne perfectamente criterios justos de los que no lo son".
Creo que mañana le voy a llevar otro par de "sobaos pasiegos" a tu hija para que los disfrute pensando en justicia o en lo que le dé la gana.
¡Ojo con este entregarte tanto!, que no están los tiempos para derrochar más energía de la necesaria. Que vayan poniendo los padres alguna de su parte en lo que deban en vez de dedicarse a criticar todo y a presionar.
A Senior Citizen: todo un honor, señora, que esta mujer le dé un abrazo, no es de la que se dejan. Se me ocurre, dado que los abrazos son imprescindibles y reconfortantes, establecer un día para darlos y recibirlos. ¿Lo institucionalizamos y nos reunimos en un sitio para hacerlo acompañado de una cañitas o de lo que sea? Es una humilde propuesta, por si se apunta el personal.
Un ABRAZO enooooooooooorme.

k dijo...

A mí lo que me ha gustado es eso, que tu Troyana sepa que eres justa. Eso significa que ella también lo es y que sabe que no merecía aprobar. Exactamente igual que el propio "deportista" de marras. Si les apruebas y no lo merecen, lo saben. Luego lo agradecen o no, ese es otro cantar.

Los padres son jilipollas. No digo esos que ya has olvidado. Digo así en general, desde el punto de vista de la división del mundo en padres y profes. Ni puto caso.

(Que ya sé que ha caducado el tema, pero me apetecía decir algo...)

Veva dijo...

Pues muy atinado, k. y muy agradecida yo.

el color del cristal dijo...

Ovación y aplausos :)