26 octubre, 2007

El Albañil y la Copa de Magno

Comentarios del estilo de "esa gente viene a quitarnos el trabajo", "que se ocupen las autoridades de ellos", "al que no tenga papeles que lo manden a su casa, que bastante tenemos aquí" y otros similares son habituales en cualquier tertulia improvisada en el bar. Quien más alto habla, menos tiene que decir, por lo general.

La ventaja de vivir en un pueblo es que todos nos conocemos. Se sonríe una para sí misma cuando quien abre la bocota tiene un hijo que no fue capaz de sacar el graduado escolar por vago e inepto (aunque la culpa fue del instituto de secundaria, por descontado)y que además no trabaja ni de albañil por informal y fullero. También es gracioso cuando quien habla es padre de un chico o chica que, por aptitudes, condiciones económicas y dedicación jamás va a pretender vender alfombras o dedicarse al top manta (al menos mientras no hagan masters en la Universidad).

Lo que resulta escalofriante es escuchar comentarios similares en una sala de profesores. "A mis sobrinos no les ayudaron, esta gente lo tiene todo, asistencia social, becas....", "a esta gente tendrían que comprobarle bien los papeles antes de endilgarnos el embolao", "asuntos sociales deberían estudiarlos antes", "vienen con esos esquemas machistas que no tenemos por qué aguantar", "debería haber centros específicos para esta gente"...

Vale, nos ha caído Klevis encima. Y no es moco de pavo.Klevis ha estado en Venezuela dos años sin escolarizar (ahora tiene 15 años), trotando por las calles en un Estado mafioso/policial. Su nivel académico, siendo generosos, es el de un niño de 8 años. No entiende que justicia y autoridad pueden ir juntas; Se rebela contra la madre que lo dejó tirado, luego lo alejó de su ambiente y, sobre todo, se rebela contra cualquier adulto que imponga normas. Tiene, además, mucho orgullo de gallo y muy poca tolerancia al fracaso. Es, también, antipático.

En fin, Klevis está siendo un coñazo, un elemento distorsionador y está generando graves problemas de disciplina. Le crispa los nervios a cualquiera. De hecho, a los 15 días de estar aquí ha sido expulsado 5 (y lo hice yo, aunque firmó el Jefe, que es más blando pero le convencí).

Pero las cosas en su sitio. Por supuesto que Klevis no va a aprobar, pero ese no es el objetivo; Sólo se trata de darle unas mínimas habilidades sociales, una mermada autodisciplina, para que pueda integrarse en un Programa de Garantía Social y aprender un oficio el año que viene. Que ya es un objetivo tremendamente duro, prácticamente imposible. Pero hay que intentarlo.

Yo no se si Klevis es o no buena persona, no se deja ver. Sí se que no puede arrastrar a otros alumnos, porque no sabe relacionarse con ellos (la ley de la calle es ajena a mis alumnos más duros, acostumbrados a la Play y a gritar "mamaaaaa" cuando se meten en un lío). Sin embargo, yo tengo que ofrecerle ayuda (lo cual incluye medidas disciplinarias, no se trata de sostener el mito del Buen Salvaje)y seguir el procedimiento establecido.

Klevis será expulsado, se le abrirán expedientes disciplinarios, dejará de asistir a clase para rebelarse, eso se comunicará a las autoridades oportunas, enviaré un informe a Inspección...todo es lo previsible. Pero también hablaremos con él, le mostraremos que la autoridad también es cosa de mujeres, le felicitaremos cuando consiga portarse bien una semana, le defenderemos si en una bronca tiene él razón...hablaremos con su madre y la orientaremos, diseñaremos estrategias para acercarnos a él.

Seguramente no tendremos éxito. Es una cabronada, a los 15 años un chico debería ser un niño con toda la vida por delante pero, en la práctica, a esa edad el pescado está ya vendido. Aunque ese no es motivo para no intentarlo. En mi caso, porque debo ser fiel a mis valores. En todos los casos, porque ese es el deber de un profesor. Y no hay más.

Si quieres limitarte a enseñar una materia, hazte profe de Universidad. Pero si eres profe de Secundaria, átate los machos. Porque vas a suplir lo que no hace la Administración, ni los padres, ni la tele. Ni Asuntos Sociales. Y no olvides que nadie es culpable mientras haya una duda razonable. O piensa sólo que te pagan por ello. Porque existe un sitio específico para todos los chicos, incluso los más problemáticos. Se llama Educación Pública. No es perfecta, no tiene todos los medios ni apoyos necesarios, cierto, pero generaciones de Profesores han salido adelante con una tiza y un encerado. Con ganas, poco respeto social y un par.

Cojones no es atender a Klevis. Cojones es ser un profe represaliado de la República. Que a ver si vemos las cosas en perspectiva.

28 comentarios:

fanshawe dijo...

Pero que grande eres.

Allan Psicobyte dijo...

Fantástica, como siempre.

Veva dijo...

je, qué majetes sois! tengo las egorías disparadas....

Ale dijo...

"Porque vas a suplir lo que no hace la Administración, ni los padres, ni..."

Esto... ¿la educación pública no es administración? ¿los profesores de educación secundaria no somos administración? Yo estoy convencido de que sí, de que todo eso que cuentas es nuestra obligación, aunque no siempre lo hagamos. No es suplir, es educar cada uno en su ámbito. Para eso nos pagan. Sin más.

Anónimo dijo...

Maravilloso. No sólo no estoy totalmente de acuerdo sino que me encanta escucharlo en una veterana.
Cuanto más me meto en esto más cuenta me doy que aquí lo importante es educar en valores. Porque ¿Qué cambia en tu vida gracias al Tratado de Tordesillas o los arcos ojivales?
Y viene muy bien la mención a los profesores de la república. Ahora que muchos hablan de la quema de conventos, ¿ Por qué nadie habla de Marcelino Domingo y las misiones pedagógicas?

contemplador

enlaretina.bytez.org

duende dijo...

Hoy casi me alegro de ser profe... casi
De mayor quiero ser como tu ;)

Xavi dijo...

Me encanta. Yo soy de los tuyos, y todavia me lo creo, aunque no se por cuánto tiempo... Leer cosas así lo alargan.

W dijo...

Felicidades por ser así.
Ojalá toda la docencia hiciera lo mismo...

:)

Veva dijo...

Qué amables todos! Hasta me habeis meneado e incluído en "Libro de Notas"!

Adrian dijo...

Pues yo no te felicito, me parece que no tienes verguenza por expulsar a un alumno 5 días del centro.

Yo soy profesor de secundaria, así que no me vengas con tu qué sabrás y los dos sabemos que esa expulsión sólo beneficia a los profesores, ya que os lo quitais del medio. El alumno lo ve como un premio, ya que el aula es un ambiente ostil y el castigo que supone estar una semana sin escolarizar, ni lo entiende ni lo merece.
Por otra parte tendría que ser ilegal, porque TODOS los menores de 16 tienen que estar escolarizados y por último decirte que has perdido la baza del castigo, porque llevando dos semanas ya le has impuesto el mayor castigo que puedes imponer y le has demostrado que no tiene que temer a tus castigos. Le has dado la vuelta a tus cartas y le has enseñado que no llevas ni una pareja.
Por último recordarle a tus visitantes que este niño no va a hacer garantía social, ya que dentro de unos meses, cuando cumpla los 16 saldrá del instituto y se pondrá a currar, probablemente de reponedor, así que la autora de este blog tiene unos meses para convencer al padre y al hijo de que haga una garantía social y en lugar de eso lo expulsa.
Bravo.

Anónimo dijo...

Si no aplicas las normas, o lo que tienes en tus manos, cuando es necesario, pasas. Si crees que esas normas no son suficientemente duras y por eso crees que es tontería aplicarlas, pasas. Si, al contrario, crees que son demasiado duras y no las aplicas, pasas. Si te aferras a tus principios de autoridad y olvidas que quien tienes delante de ti es un ser humano, pasas. Si no quieres dialogar porque ése no es el camino, pasas. Y si en lugar de colaborar, te dedicas a imponer a los que tienen tu mismo cargo cómo deben hacer su trabajo, pasas.
Y si pasas, si no luchas contra lo imposible, como hace Veva y casi nadie más, vamos todos más de culo que San Patrás. TODOS, porque pocas personas son más importantes en los adolescentes que sus profes.
Elle.

P.D.: Veva, yo también quiero ser como tú de mayor! =) Muaks!

Veva dijo...

Adrián: no he contado por qué se expulsó al chico. Ni puedo, ni debo hacerlo, porque eso forma parte de su expediente. Sí puedo decirte que estoy de acuerdo contigo en varias cosas:
1º.- Que la expulsión es una sanción máxima.
2º .- Que el derecho a la educación y la asistencia a clase son prioritarios.
3º.- Que tanto derecho tiene ese alumno a la educación como sus 20 compañeros.
4º.- Que todos los alumnos tienen derecho a su seguridad física y esgrimir o emplear objetos potencialmente peligrosos en clase constituye, en todos los institutos que yo conozco, falta grave.

Veva dijo...

Elle: ya sabes que estás sentenciada y acabarás siendo una gran profesora, verdad?

Mafalda dijo...

Me ha fallado el comentario. Pruebo de nuevo.

Mafalda dijo...

Me ha fallado el comentario. Pruebo de nuevo.

Mafalda dijo...

Perdón por la prueba, ya estaba hasta el moño de desaciertos.
Ayer escribí mi comentario y no salió... ¡qué cosas me pasan!
A lo que iba. Las decisiones en un cargo son difíciles, más en una caso como éste. Me consta que la decisión ha sido tomada con suma seriedad y pensando en todas sus posibles consecuencias.
Tomarse en serio el trabajo de la educación, es lo que hay que hacer, pero no exclusivamente para transmitir conocimientos. Estos se pueden adquirir de muchas maneras. Las formas, los modos, los diálogos, las ides, las opiniones... se aprenden practicándolas en casa, en el colegio y en la sociedad.
Veva, un par hay que tener, como tú, para decir lo que piensas y el por qué de tus decisiones, así, públicamente. OOOOOOOOOOOLÉ!

Adrian dijo...

Perdona en que insista, pero si "tuviste que convencer al jefe de estudios" no está tan claro que el alumno debía ser expulsado.
2º Si aun así consideras que esa falta es tan grave que sobrepasa lo que el centro puede solucionar, para eso está la justicia de menores. Por si no lo sabes, te recuerdo que el hecho de que tu centro encubra un delito de lesiones o amenaza grave a la integridad (como intuyo que es el caso) también es delito.
¿Sabes que en granada hay un juez de menores que en ocasiones les ha obligado a sacarse el graduado escolar? Seguro que lo conoces pero si no es así busca en youtube.

Veva dijo...

Adrián: la jefa de estudios soy yo. Y he hablado de "traer objetos potencialmente peligrosos" no de agresiones.

Anónimo dijo...

Si, se llama Emilio Calatayud y he visto su vídeo, creo que va en la línea de Veva. Lo novedoso que propone es que no se les puede echar a los niños/as del tuto pero sí de clase, donde se encontrará con un equipo de trabajadores sociales, psicopedagogos, maestros espirituales (bueno, esto último lo digo yo...)
Un abrazo Jefa, labor mirabilis

juanmi dijo...

VAYA VAYA PROFESORA...
VEO QUE LA CLASE SE ANIMA

UN ALUNMO QUE REGRESA.
JUANMI


UN BESO

Marisoni dijo...

Adrián, ¿seguro que eres profes de secundaria (o de lo que sea)? No sé si será muy impopular o muy desfasado, pero yo te pondría a copiar "Hostil se escribe con hache" 100 veces. Espero que no necesites el encerado para tus clases, podrías perder prestigio ante tu alumnado, si es que lo tienes.
Veva: 10.

Veva dijo...

Serás bruji, marisoni???????????

Bienve, Juanmi, que nos tenías olvidados!

por cierto, hoy he hablado con Klevis (ayer con su madre, muy bien, muy receptiva) y me ha mirado mientras hablábamos, se ha quitado la gorra sin decírselo y ha escuchado atentamente cómo es el programa de garantía social de este insti. Y si tuviéramos suerte?....

Tantoril dijo...

Me ha gustado el post, esa búsqueda del ideal de maestro republicano, como el que podemos ver en La lengua de las mariposas, que no sólo persigue la enseñanza sino la educación en lo civil y en los valores.

Adrian dijo...

Aunque a mi se me haya escapado alguna palabra "hostil" lo cual no tiene mucha importancia ya que los profesores de ciencias no redactamos prácticamente en el "tablao", a mi me han quedado claras dos cositas.
- Que vuestra profe a expulsado a un alumno que llevaba 15 días en el centro 5 días a su p. casa
- Que para ello ha tenido que convencer al "jefe" sea quien sea.

Un saludo

Tantoril dijo...

Evaluar la corrección ética de la expulsión requiere conocer el contexto, y no lo conozco. Así que ni hablo ni callo.

Si bien a priori puede parecer incorrecta la expulsión (pues para él es un regalo, a parte de los otros inconvenientes que acarrea), ¿qué hay de la retención en clase? Permitirle salvar la falta (grave o no) sin ningún contratiempo puede desembocar en otro caso similar, y luego otro, y así sucesivamente.

Puestos a criticar, yo subrayaría esa "mucha importancia", o la pondría en cursiva, o directamente la suprimiría. No es excusa, ya lo dice el tópico.

Veva dijo...

A ver si nos entendemos:

1.- Cuestión de lógica (los de ciencias si saben de eso, verdad?):

Si yo soy la jefa de estudios y hablo de mi jefe (premisa 1)

y en cualquier instituto de secundaria sólo hay una persona con potestad para expulsar a un alumno, que es el Director (premisa 2)...

Quién es el Jefe?

2.- Ortografía: "Ostil" pensé que era una errata, pero "a expulsado" tiene tela. Y no digo más.

3.- Aquí, que es mi casa, se viene a opinar o discrepar. Con toda libertad, pero dentro de la legalidad vigente.Y acusarme sin pruebas de encubrir un delito (lo cual, en si mismo, ya es un delito, según el código penal) es una cosa muy seria que trasciende la mera opinión.

4.- Me tocan los ovarios todos esos iluminados que sostienen dos posturas alternantes: o bien los nenes son buenísimos y los adultos que les ponen límites somos crueles e inhumanos o si no, hala, a la guardia civil, que ya no son niños sino delincuentes.

K dijo...

Eso último que dices, Veva, es sabio, creo yo. Y se te olvida mencionar la bendita costumbre humana de juzgar sin conocer, simplificando y sacando conclusiones de datos insuficientes. La reflexión se encaminaba hacia otro sitio, tal como yo lo veo, pero es el problema que siempre tuvo Don Quijote, y así le fue, al pobre. Tú sigue siendo así.

Y de verdad espero que Klevis te sorprenda... no perdamos la fe.

Lol V. Steiner dijo...

Eres mi ídola!!!!
Cuando tenga internet en casa (15 dias maximo) me leeré los comentarios de esta entrada con calma, que creo que tienen miga.