09 noviembre, 2007

En Efectivo, Querido Watson!

Mucha agua ha pasado debajo del puente desde que mi retoña, la Troyana, se quedó más ancha que larga pensando haber soltado una referencia literaria. Pasado mañana cumple 15 años. Quince años suyos y quince años míos. Ahí es nada.

De esos 15 años, 10 los he pasado trabajando en este Instituto de Secundaria.Llegué con unos pantalones amarillos que conservo, pero no podría ponerme ni en una oreja. Cierto que algunas amistades que hice se fueron, quedamos en seguir al tanto unos de otros....bueno, los compañeros de viaje ya se sabe, estableces relaciones estupendas y luego por desidia, la vida, yo qué se, te pierdes, no te acuerdas de llamar.

Pero el cogollito de amigos que hice hace 10 años, permanece. Cómo hemos cambiado! Unos estábamos en la treintena, otros en los 40. Ahora tenemos 10 años más. Hemos hablado de baberos y pañales, de perros, de divorcios, de infartos, de padres pelmazos, de rimmel y pinturitas, de hijos post-adolescentes...La Duende y yo nos escapábamos a tomar las cañas al terminar de trabajar y probábamos cosméticos en el recreo...Enviábamos al mujero-honorario a comprar el interviú para ver al lecquio en bolas....

Fuimos evolucionando. La Malvada Matemática no nos quiere contar por qué cada día es más hermosa. La Duende dejó de tener tiempo de juerga. La Casadísima se divorció y exploró el pecado (que no era para tanto). La Mujer Independiente se anudó a su Ángel... a mi se me acabaron las ganas de citas a ciegas y me convertí en una señora que aconseja con tino a los niños...la Conserja se puso el mundo y el pueblo por montera....

No somos los mismos. Somos mayores. Nuestros padres se hacen viejos o mueren. Nuestros hijos se independizan y nos necesitan de formas diversas. Pero todavía nos reímos juntos y seguimos teniendo mujero/honorario; de hecho, yo le he dejado un huevo en el casillero y la Duende se lo ha decorado. Nos saludamos con risas y palmadas en los hombros todos los días, seguimos encargando el calendario de bomberos macizos todos los años.

Nunca nos vemos fuera del trabajo, pero somos los mejores amigos. Nos conocemos, nos toleramos. Una vez nos bautizaron como "El Poder en la Sombra". No se si somos muy poderosos, pero si que somos un cogollito crítico y unido. Nos apoyamos. Quizá, como buenos profesores, no dejamos de ser curiosos estudiantes.

Les quiero. A ellos y a la Forofa de la Cocacola, a la susceptible Física, a la de los Gorritos de Fiesta, a la Historiadora Despistada,al Curita, a la Nazi Inglesa, al de los Balandros,a la Garza que voló, al Hombre Bueno que se fue a su pueblo, a la Dulce Artista, al Que hace las Croquetas mejor que yo,a la estricta y tierna Contable, al Niño que se verá abocado a ser director, al Jefe que todavía no se si confía en mí o sólo me ve como mal menor....

Tengo la suerte de trabajar con amigos. Haga lo que haga la vida, se cumplan o no mis sueños. Tengo mucha suerte.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué bonito! ahí sí -sin embargo- se mueve todo... pero algo, en cierto modo, permanece. ¡Qué bien has descrito ese "misterio" que a veces toma forma de amistad y compañía y fidelidad y compartir, pero que a veces también es silencio y soledad, o incompresión y dudas!

Arkangel dijo...

Y tanto... ¿después de diez años, y con ese trabajo? ¡En efectivo, querido Watson!

Que pongan diez más, ¿o que?

elle dijo...

Por lo menos! Y que sigas disfrutando =D

Anónimo dijo...

¡Qué belleza!¡Qué belleza!

(Strauss)

Mafalda dijo...

Me encanta el título, el post, muchísimo más.
Lo tuyo son los retratos, chica, es que los bordas. Y la precisión de "motes geniales".
Es muy hermoso lo que has descrito, es la vida cotidiana, sus más y sus menos; pero, sobre todo, lo que de verdad permanece,el sentimiento que se queda adherido y forma parte de uno.
un...¿abrazo o besote?

duende dijo...

OOOOOle!!!!!!!! menudo mogollón de tiempo, lo cierto es que empezar la mañana con vosotros arregla el día. Gracias a todos y a ti.... ya sabes

Marisoni dijo...

¡Gracias, Veva! Es fabuloso trabajar con amigos, es cierto. ¿Qué habría hacho yo sin"el poder en la sombra hace tres años?, me da hasta miedo pensarlo... Qué diez años más productivos, cuánto hemos compartido, cuánto nos hemos reído, cuánto hemos sufrido unas por otras. Pero ahí seguimos. Y por muchos más!!!
(de acuerdo con Mafalda, eres la reina de los motes).
Muá.

Tantoril dijo...

Cuando incurro en los pantanosos campos de la amistad no puedo evitar inclinarme hacia el pesimismo. Supongo que es algo que cambiará con los años.

Veva dijo...

Guiños a todas.

A Tantoril: la amistad es una planta que crece despacio. Hay que abonarla con comprensión y generosidad. Se trata de dar, no de recibir. Escuchas y después te oyen a ti. Te fijas en ellos, tratas de comprender. Quieres.

Y luego, de pronto, ellos te quieren a ti.