05 abril, 2008

Mi Primera Niña

La conocí cuando tenía 13 años; Hoy tiene 34. Fue la primera persona de la que me sentí responsable. Hoy ya es una mujer, muy dueña de su vida y de la que me siento orgullosa.

Me llama y me cuenta sus cosas. Me pide opinión y eso me hace rebotar de alegría.Es la chica que yo quería, inteligente, cariñosa, un poquito más solidaria. Es una mujer estupenda, triunfadora, hermosa, lo tiene todo para ser feliz y lo reconoce y aprecia.

Vane fue mi primera hija, aunque fuese postiza, y de ella aprendí mucho. Vane es una chica preciosa, pero no por ello tonta, todavía hará grandes cosas.

Vane es mi primer proyecto, la primera vez que le di algo a alguien generosamente. Vane es también la hija de Gloria, que acoje a mi hija en su casa y la trata como a una más. Vane ya no es un proyecto; Vane es un resultado estupendo.

Vane, mi Vane, es una mujer de pelo en pecho y me siento muy orgullosa de haber, en pequeña medida, contribuído a que lo sea.Mi primera niña!

(No os pongo foto por lo del respeto a la intimidad y tal, pero pensad que la Troyanica es muy mona a juicio de su madre....Esta otra no es mona, es un bellezón de ojos rasgados, pocas mujeres he visto yo que fueran tan guapas)

8 comentarios:

Senior citizen dijo...

Una buena profesora puede ser muy decisiva en la vida de una buena alumna. Con el permiso de Veva, os cuento una historia.

Yo tuve una adolescencia complicada, en la que -como les suele ocurrir a los adolescentes- pensaba que mis padres no me entendían. Pero en 4º llegó una profesora que me dió todo lo que estaba necesitando: comprensión, apoyo, seguridad, valores en los que edificar mi vida adulta...
No se cuando ni como perdí el contacto con ella, pero no la he olvidado nunca. Le debo demasiado.

Hace tres años, localicé su dirección y le escribí una carta, intentando reanudar lo que se rompió hace tanto tiempo. Me la devolvieron por "señas incompletas" (faltaba planta y piso)Buen servicio de Correos.
Y ahí está. Sin abrir, pero sin tirar, esperando no se sabe que.
Algunas veces he pensado intentarlo de nuevo, a ver si cae con un cartero un poco más meticuloso, pero siempre me detengo pensando:
- que tendrá 80 y muchos años y vaya Vd.a saber a donde habrá ido a parar su inteligencia de entonces.
- que quizá haya muerto aunque siga el piso a su nombre.
- que puede estar en una residencia y el piso lo tenga alquilado.
- que...

Pero en el fondo, fondo, se que lo que me lo impide no es nada de esto, sino el miedo de que no se acuerde de mí, de que no sepa ni quien soy.

Vane dijo...

Como no podía ser de otra manera, soy atea, así que nunca he creído en el angel de la guarda. Lo que he disfrutado es de largas sesiones de cuentos cuando era pequeña, así que creo en ogros, brujas, trolls, príncipes encantados (este tema merecería un espacio propio), princesas… y, sobre todo, sobre todo, en hadas madrinas.
¿Qué es un hada madrina? Es una mujer, sin duda, (¿alguien ha oído hablar de “hados padrinos”?); te cuida, te protege, te alimenta espiritualmente, cree en ti, dialoga, aconseja, discute, argumenta, …en fin, ¡te quiere!, sin condiciones, sin la autoridad que da la genética, aunque no te lo merezcas, aunque no la cuides lo que debieras, … de la troyana no podrás ser nunca “hada madrina”, que ya eres su madre y son roles incompatibles. Siempre serás la mía.

Veva dijo...

Ay, os he dicho ya que es guapa, guapa, guapa?

(Citi, no es una alumna, es mi hijastra)

Senior citizen dijo...

Me he perdido...

Veva dijo...

Hija, Citi, que espesilla estás! El padre de vane y la troyana me lleva 10 años, y yo llevo 10 años a su primera hija, ...ya lo pillas?

Senior citizen dijo...

Ya.

Es que los años no pasan en balde...

Anónimo dijo...

Veva, eres sagaz y fulminante, pero, cuando se trata de ensalzar, no hay quien te gane en despertar el interés.
¡Qué suerte haber caído en tus manos! Yo tu dedicatoria la guardo como ordenador en paño.

Strauss.

Veva dijo...

Gracias, las que tu tienes, Strauss