06 agosto, 2008

La Troyana Pelea Como Una Rata

Queda raro, verdad? Parece que una insulta a su hija, o algo así. Pero no, este post va para El Marino, que hace días que lo pide.

Ya os contaré la barbacoa, que fue tela marinera. A lo que vamos; Poneos en situación: amigos que se juntan para comer, beber y disfrutar. Gente de varias generaciones zampando como salvajes a la sombra de una parra durante horas. Todo riquísimo y, para los adultos, bien regado. Surge, en la sobremesa, ese tema tan poco educado (excepto que se esté en confianza) que es la política. Menos mal que no fueron la religión o los achaques...Ahí mi retoña entra a matar. Contundente, sin matices ni cuidado ,habla de fascistas y fachas. Desde su punto de vista, que parece único y cierto, larga una filípica a El Marino y La Que da Miedo. Claro, ellos tenían ventaja porque habían soltado pullas soterradas e irónicas; Un "digo lo que pienso pero en broma y con retranca" . La Troyana, no. Largó todo el trapo, de frente y por derecho.

Que iban a ganarle a mi hija, se venía venir; Ni tiene argumentos ni madurez. Ella traslada las actitudes de personas que conoce a su ideología. "Fulanito es tonto y borde, lleva pulseritas de Viva Rajoy en la muñeca, luego sus opiniones son tan idiotas como él". Claro que eso de identificar ideologías y personas no es privilegio de una Troyana adolescente, verdad?

A mi madre se la llevaban los demonios porque le prohibí intervenir. Que la Troyana se mete en berenjenales, que apechugue con ellos. Si te pegas con alguien más grande tienes que saber que una hostia te la vas a comer.Se comió unas cuantas, porque argumentaba tan bien, que los adultos creyeron que la conversación era de tu a tu. Pero La Que Da Miedo hizo trampa; Le dijo que esas ideas no eran suyas, sino inculcadas por adultos manipuladores. Eso ofendió a mi niña luchadora.Es el único argumento contra el que nadie tiene defensa, que te digan que eres una marioneta. No hay forma de demostrar que no lo eres. Excepto recordar que todos, incluso La Que Da Miedo, somos fruto de vivencias y educación. No es lo mismo recordar a tu padre fusilado por los Nacionales o recordarlo fusilado por los Republicanos.

Al final, cuando mi madre me tenía las piernas mazadas a patadas y la Troyana casi iba a llorar de rabia, la mandé con sus amigos a la playa. Sus amigos habían estado callados, cosa que no les reprocho, porque calibraron al enemigo y decidieron luchar en una guerra en la que tuvieran, al menos, una oportunidad.La cautela no es cobardía.

Pero mi Troyana, ese bicho antipático con extensiones capilares y mucha tontería adolescente, luchó hasta el final, con cara de "me voy porque me lo manda mi madre, pero, si me quedo, lucho hasta la extenuación".Y es una adolescente-adolescente, osea, que podría haber hecho un gesto disciplente con la mano y haberse encerrado en su concha impermeable mientras los adultos argumentaban. Pero no lo hizo (lo mismo, hasta me sale buena persona!).

Por eso digo que peleó como una rata. Porque un perro o un lobo se rinden cuando el otro los ha vencido y lo reconocen enseñando el cuello; Mi hija no, esa Troyana estaba dispuesta a morder lo que fuese, pero morir matando. Y se fue a la playa, pero su abuela tomó el testigo y casi acaba en sangre la barbacoa.

Que menos mal que al día siguiente todos nos queríamos mucho otra vez.

8 comentarios:

Strauss dijo...

¡ Magnífica descripción !

Senior citizen dijo...

Como se nota que no sufrís 40º a la sombra. Con esa temperatura no discutes ni aunque te nombren los parientes más cercanos....

Anónimo dijo...

profe, es q tu troyana como tu la yamas es una borde d cuidao

ivanrva dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ivanrva dijo...

pase por aquí, Saludos

Senior citizen dijo...

En ese centro, el profesor/a de Lengua tiene tarea por delante....

Lol V. Steiner dijo...

Me encanta la Troyana, la verdad.

Anónimo dijo...

Recuerdo las comidas de los domingos en casa de mi abuelo, diciéndonos que quien de nosotros votase al PP se le daría la vuelta al plato en su casa, jaja, a eso sí se le podría llamar manipulación, porque por un plato de mi abuela, yo haría lo que fuese. En fin, con los años, las ideas de mi abuelo se hicieron mías, pero siendo algo más democrática, supongo lo mismo le pasará a tú hija, aún así prefiero a las personas que luchan por sus ideas y principios (siempre y cuando sea con la mejor de las armas, la dialéctica) sin pensar en cómo es de grande su enemigo.Pandora.